PALABRA FUEGO

Palabra fuego

El tema religioso debe ser asumido con especial prudencia, que en el fondo no es indicativo de silencio. Las relaciones, enmarcadas dentro del despotismo, el centralismo y la anarquía al interior de las comunidades indígenas, dejan al descubierto el manejo del poder que ejercen las religiones sobre la vida cotidiana de los hombres, demostrando los intereses particulares que se manifiestan al interior de la sociedad, pues se encuentra inmerso en las políticas de Estado, creando una fusión que afecta el destino de las comunidades más vulnerables.

Esta obra penetra en ese contexto, y lo hace a nivel de denuncia. Sus páginas van dando espacio a una serie de hechos que demuestran las falencias de las organizaciones de índole espiritual, para correr el velo de las injusticias y los contubernios. El lenguaje es claro y sin tapujos. Las verdades se asoman asumidas por personajes que se debaten entre enigmas y sinsabores, tratando de acercarse al fondo de sus propias especulaciones.

VOLVER